Hasta siempre, Marco.

Sé que las pocas personas que leéis (o leíais) este blog no esperaríais ver esto. Hace mucho que no escribo nada, pero hoy me veo en la necesidad de hacerlo para poder sacar un pedazo de todo lo que llevo dentro. Tengo tanto y tanto que expresar y tan pocas palabras que puedan describir este sentimiento de una forma adecuada…

Marco Simoncelli nos ha dejado. Para siempre. El eterno sucesor de Rossi, Sic, SuperSic, Marco, Superpippo… a todos esos nombres respondía, y siempre con una sonrisa. Y yo aún no me lo creo.

No sé si alguna vez habéis tenido esa sensación de irrealidad. Tener constancia y conocimiento de un hecho, verlo en repetidas ocasiones en todas partes y, sin embargo, pensar que aún no ha sucedido. Así estoy yo ahora mismo. En una fase de negación, como bien me indicó una amiga.

Aún pienso que, en poco menos de dos semanas, pondré en TVE para ver el GP de Cheste y que te veré, en tu box, saludando antes de salir a pista a conseguir tu tercer podium. Todavía me imagino que estarás en la gala de entrega de premios de la FIM. Y aunque a cada rato me doy más cuenta de que eso no será así, que es una utopía, que no puede ser porque nos has dejado… aún así sigo con la ilusión de una niña, esperando verte aparecer por esa pantalla. Deseando ir a otra carrera y felicitarte por tu buen desempeño en ella. Ansiando verte sonreír como hiciste este año en Estoril 2011, cuando saliste de tu motorhome a sacarte estas fotos con nosotras, con toda la humildad que tenías para con tus fans.

Recordaré siempre tu victoria en Estoril 2009 Marco. Mi primera carrera en vivo, y ahí estabas tú, sobre tu Gilera, regalándome una victoria. Parándote frente a la grada H, la más olvidada ese año, a saludar y lanzar besos a tus aficionados. Pletórico de felicidad.

Como hace tres años, en Malasia. En el mismo circuito que ayer sesgó tu vida, ahí donde tocaste el cielo con las manos al conseguir tu primer (y por desgracia, único) título mundial. Qué irónico, me repito. Qué vueltas da la vida para que, en el mismo lugar, hayas tocado el cielo de dos formas tan extremadamente opuestas.
Recordaré con cariño tu primera victoria, cómo te subiste a lo más alto del cajón por vez primera en este mi país, en la catedral del motor, respetando siempre a Assen, que es el circuito de Jerez.

En definitiva… te recordaré siempre a ti Marco. Siempre. Tu forma de tumbar y sacar los codos. Tus adelantamientos, que muchos criticaron. Yo nunca. Siempre te apoyé, hicieses lo que hicieses te defendía. Quizás en algunas ocasiones pequé de falta de objetividad, pero ¿qué hacer? ¿Qué decir cuando critican a una de tus debilidades? Luchar por defenderlo con uñas y dientes. Aunque nunca llegues a saberlo, eso hice siempre. Alabarte cuando otros te criticaban, dejarme la garganta con gritos de ánimo mientras otros te pitaban. Porque te lo merecías. No. Porque te lo mereces.

No podré olvidarme de tu carácter campechano, tus bromas a las cámaras, tus sinceras palabras en las entrevistas. Tu forma de dar la cara, aunque todo el mundo fuese contra ti. Tu eterna sonrisa, tu descomunal melena, agarrada con una cinta elástica y sobresaliendo siempre por la parte posterior del casco. No dudes que siempre estarás en mi corazón, así como en el de millones de personas. ¿Y sabes por qué? Porque eras un grandísimo piloto, pero mucho mejor persona. Es curioso ¿no? Cómo puedes llegar a cogerle tanto cariño a alguien que conoces en parte y que apenas has visto en dos o tres ocasiones. Pero sucede, es real. Y lo sé porque yo te quería y admiraba como persona y como piloto.

Porque fuiste, eres y serás un grande. Porque el mundo en general llora. Por un futuro campeón del mundo al que se le apagó la vida con aún mucho por vivir y por hacer. Por ese “babbo” que tenía que darnos aún tantas alegrías a nosotros, aficionados a este arriesgado deporte. Llora por ti, Marco.

Sólo quiero pedirte una cosa. Mira por tus seres queridos, cuida de ellos. Cuida a Paolo y Rosella, tus padres, y a tu hermanita, la pequeña Martina, a la que estabas tan unido. Cuida a tu chica, Kate, el amor de tu vida, esa muchacha que esperaba pacientemente a que atendieses a tus fans, esa con la que llevabas compartiendo tu vida ya durante cinco largos años.

Y no te olvides de cuidarlo a él. A tu ídolo y, ante todo, gran amigo: a Valentino. Ese Valentino que parece un niño perdido. Ese que lloraba por ti en su box, con un “oddio” en sus labios. Ese que tuvo que ser consolado por Loris. Él, que cuando sucedió todo estaba allí, que participó sin desearlo en ello. Que se echó la mano a la cara mirando atrás, viendo lo grave de la situación. Nuestro Valentino, que te veía como un hermano pequeño y que ahora refleja dolor en su mirada ante tu pérdida.

Pero, sobre todo, por favor… allá donde pares en estos momentos, seguro que encima de tu moto, dando gas, como siempre hacías, sonríe. Permanece tranquilo y calmado. Nos has dejado desamparados a todos, Marco, a esta gran familia. Pero lo único que importa ahora es que estés descansando en paz.

Ráfagas al cielo y, como dijo Valentino: “mi mancherà un sacco”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Varios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Hasta siempre, Marco.

  1. hhills84 dijo:

    Ante estas cosas la verdad es que es difícil que decir porque es una gran pena perder a alguien y más de esta forma con la familia ahí presente. Yo sabes que no soy de motos pero aún así me impresionó bastante porque es una persona joven, que disfruta de lo que hace. Y como leí en un comentario y me pareció una bonita forma de expresarlo es que es que murió haciendo lo que más le gustaba y poca gente puede dedicarse a lo que realmente le gusta y ser feliz con ello. Y ha estado rodeado de la gente que lo quería hasta el último momento, tenía una familia que lo quería, una novia y unos amigos que han permanecido junto a él, y unas fans como tú que han llorado su pérdida, así q nunca estará solo porque siempre tendrá gente que lo lleve en su corazoncito y podrá descansar en paz y feliz por haber logrado tanto. Así que yo desde aquí le mando mi apoyo a su familia y fans, en especial a ti que sé como andas y que sabes lo importante que eres para mi. Y a él decirle que por aquí dejó huella entre mucha gente y que puede estar feliz e irse tranquilo porque ha sido un gran piloto y una gran persona para que ahora tanta gente le recuerde y le mande su cariño. Descanse en paz

    Un besazo enorme cari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s